hanging-791157_1280
¡Estrenamos Blog!
28 septiembre, 2015
Lorenzo_Quirós_-_Ornato_de_Plaza_Mayor_con_motivo_de_la_entrada_de_Carlos_III_en_Madrid
Curiosidades de la Plaza Mayor
24 abril, 2019
Mostrar todos

Plaza Mayor de Madrid

1200px-Plaza_Mayor_de_Madrid_02

En sus orígenes, la Plaza Mayor era conocida como la Plaza del Arrabal ya que se situaba en el arrabal de Santa Cruz -fuera del recinto amurallado de la ciudad-, en la confluencia de los caminos de Toledo, Alcalá y Atocha.

Este enclave, que se instaló en una antigua laguna desecada perteneciente a la familia de los Lujanes, estaba salpicada de comercios bajo los soportales de algunas de las casas de los comerciantes que vivían en esta zona -en su mayoría judíos-. Aquí se formó un gran movimiento de mercaderes y compradores en torno a este lugar, convirtiéndose en poco tiempo en una de los plazas más frecuentadas por los madrileños.

Fue en 1463 cuando Enrique IV, hermano de Isabel la Católica, concedió a la Villa de Madrid el privilegio de celebrar todos los meses una feria que acabaría celebrándose en la ya famosa plaza del Arrabal.

 Posteriormente, en 1494, en época de los Reyes Católicos, se reguló esta plaza desde el punto de vista urbanístico y con la decisión de Felipe II de convertir Madrid en la capital de su imperio, en 1561, llegó lo que marcaría la fisonomía y el destino de la futura Plaza Mayor, que por entonces seguía teniendo un fuerte carácter comercial y social.

Felipe II decide en 1581 dar a la Plaza Mayor de Madrid la solemnidad necesaria para un lugar que comenzaba a ser el gran escenario de los acontecimientos comerciales, culturales y políticos de la época.

 Las primeras trazas fueron encargadas al arquitecto Juan de Herrera y ya en 1591 se comenzó a denominar Plaza Mayor. El aspecto ruinoso y destartalado que tenía a comienzos del siglo XVI, hizo que Felipe II ordenase la reestructuración de la Plaza Mayor, en la cual había sido proclamado rey. Este enclave ganó entonces en amplitud y majestuosidad, en consonancia con la dinastía de los Austrias.

En 1608 el arquitecto Francisco de Mora recibió el encargo de “cuadrar la plaza”. Pero no sería hasta 1617 cuando su sobrino Juan Gómez de Mora comenzase la creación de la gran Plaza Mayor de Madrid.

La Plaza fue concebida enmarcada dentro de un rectángulo de 152 metros de largo por 94 metros de ancho.

Como la Plaza Mayor se había levantado en una plataforma artificial sobre la antigua laguna de Luján, Gómez de Mora solventó el desnivel que había entre la Plaza y la Cava de San Miguel a través de una escalinata que conectaba la Cava con la Plaza a través del famoso Arco de Cuchilleros.

 La Plaza Mayor de Madrid fue terminada en dos años y en su construcción se invirtieron un total de 900.000 ducados, siendo un gran hito arquitectónico, ya que se convirtió en el espacio público más grande de Madrid.

Además, la altitud de sus edificios, con un total de cinco plantas, la convertía en una auténtica atalaya, visible desde cualquier punto de la ciudad. Esta plaza se convirtió en escenario de los acontecimientos más importantes que sucedían en la villa corridas de toros, juegos de cañas, carnavales, o ajusticiamientos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR