Curiosidades de la Plaza Mayor

1200px-Plaza_Mayor_de_Madrid_02
Plaza Mayor de Madrid
6 abril, 2019
Gal_SanIsidro_1
Fiestas de San Isidro
14 mayo, 2019
Mostrar todos

Curiosidades de la Plaza Mayor

Lorenzo_Quirós_-_Ornato_de_Plaza_Mayor_con_motivo_de_la_entrada_de_Carlos_III_en_Madrid

El pasado 2017 se celebró el IV Centenario de la construcción de la Plaza Mayor.

En sus orígenes fue bautizada como Plaza del Arrabal. Sin embargo, a lo largo de su existencia ha recibido otras designaciones como Plaza de la ConstituciónPlaza RealPlaza de la RepúblicaPlaza de la República FederalPlaza de la República Democrática Federal o Plaza de Calvo Sotelo.

Uno de los pasajes más amargos y cruentos de esta antigua plaza fue su uso como emplazamiento para celebrar las ejecuciones ordenadas por la Santa Inquisición durante los siglos XVII, XVIII y XIX.

Los actos públicos en los que los condenados debían retractarse y arrepentirse de sus pecados, conocidos como autos de fe, daban paso al asesinato del reo.

Si éste tenía “suerte” moría decapitado y lo hacía mirando hacia la Casa de la Panadería. Si la fortuna no estaba de su parte, eran condenados a garrote vil y para ello se ubicaban delante de la Carnicería.

La plaza se convirtió en escenario de los acontecimientos más importantes que sucedían en la Villa, en los que no faltaron los actos de beatificación de san Isidro -en mayo del 1620-,

Las matemáticas también están presentes en la Plaza Mayor. Por un lado, cuenta con un total de 377 balcones distribuidos entre sus cuatro costados. Entre todos ellos hay uno que destaca por su historia morbosa. Hablamos del balcón de la Marizápalos, nombre artístico de María Inés Calderón o la Calderona.

María Inés fue la amante oficial del monarca Felipe IV. El rey le pidió que abandonase su vida en el teatro, y a cambio ésta le pidió poder presenciar los espectáculos que acaecían en la Plaza Mayor desde el balcón de las damas, destinado a la nobleza.

La reina Isabel de Francia, esposa del monarca, sintió tal enfado que la mandó expulsar del balcón. Ante este desplante, Felipe IV se puso el orgullo por montera y decidió construir para la Calderona su propio balcón.

114 son los arcos que dan forma a los portales inferiores de la plaza, a la que se accede a través de 10 de ellos. Uno de los más famosos es el arco de Cuchilleros ubicado en la esquina suroeste. Su arquitecto fue Juan de Villanueva y su construcción tuvo lugar tras el grave incendio de 1790

Las dos torres de la Plaza Mayor servían para informar a los madrileños de la hora que era y del tiempo que iba a hacer de una forma bastante curiosa. En la torre de la derecha un barómetro indicaba el tiempo a los madrileños. Una flecha señalaba el tiempo que podía ser: Gran lluvia, Lluvia, Variable, Buen Tiempo o Muy Seco.

La estatua ecuestre de Felipe III, presente en Madrid desde 1616, fue foco de polémica durante décadas a causa del mal olor que expedía. Incluso se rodeó la plaza de vegetación y fuentes para intentar camuflar el hedor.

El origen de todo se halló el 14 de abril de 1931 cuando unos republicanos colocaron un petardo en la boca del caballo para celebrar la proclamación de la República. Fue entonces cuando se descubrió que cientos de gorriones habían encontrado en la estatua una trampa mortal. Sus cuerpos descompuestos desprendían ese olor desagradable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR